martes, 26 de abril de 2016

NO SÉ CÓMO ME LLAMO/ Neruda, 1972

“…encontré que ya todos me llamaban, 
todos le arremetían a mi nombre: 
algunos lo arañaban 
en el senado con escarbadientes, 
otros agujereaban mi estatura 
como si yo fuera hecho de queso: 
no me sirvió mi máscara nocturna, 
mi vocación silvestre. 
Y me sentí desnudo 
después de tantas condecoraciones, 
listo para volver de donde vine, 
a la humedad del subsuelo.”   

Fragmento de “No sé cómo me llamo”, Geografía infructuosa. (1972)