martes, 19 de abril de 2016

RECADO A MICHELLE BACHELET /a propósito del falso asesinato de Neruda

("Soy el sueño de otros X")

Por Bernardo Reyes

Sra. Presidenta:

Uno de los más patéticos ejercicios ciudadanos, es el de escribir en un blog una misiva a un presidente de la república, que con suerte lo  lee un par de amigos. Pero no puede negar que el acto de simulación que hago de estar comunicado con usted, parece real. Como si en verdad le fuese a importar lo que yo le estoy diciendo.

De la misma forma me parece patético cuando usted de buena fe recurre a sus asesores, que suelen innecesariamente someterla a vergonzantes situaciones.
Sin ironía, le digo que sus gobiernos hubiesen sido mas asertivos si usted hubiese confiado en su intuición. Estos enfermos imaginarios; estos discursos suyos que terminan en nada; este transantiago. En fin, no soy comentarista político, no voté por Ud. ni por nadie, y claro, no debería opinar. Aunque la omisión también sea un acto de expresar la opinión.

Así, ataviados con idéntico silencio, que nos hace mutuamente anónimos, me sumo en la ilusión de que usted leerá estas palabras, y que escuchará a su intuición en esta oportunidad.

Me refiero a su anunciada participación en el Congreso con motivo de una suerte de velorio nerudiano, con discursos de Ricardo Lagos, y Antonio Quintana, quienes el mejor discurso deberían pronunciar es el silencio. Mejor aún, que ni siquiera fueran. En el caso de Guillermo Teillier, nada diré, pues me reuní con el ofreciéndole toda la información del caso, que con seguridad ni siquiera habrá leído.
Por tanto mi recado es el siguiente:

1º El programa de Derechos Humanos, del Ministerio del Interior y Seguridad Pública, al menos en este caso no ha servido para nada, salvo para meter la pata. No es posible que su gobierno se hubiese sumado a la querella en un caso con tantas falencias argumentales. Se trata de abogados, y además especialistas en derechos humanos ¿Puede Ud. entender que ellos con ligereza que asombra, hubiesen repetido argumentos idénticos a de los iniciales querellantes sin haber constatado la legitimidad de ellos?
Desde que me hice parte con mi abogado hemos hecho llegar decenas de errores, mentiras y contradicciones, al Ministro Carroza, que demuestran que el acto homicida jamás existió. Si desea estos antecedentes, mi abogado gustoso le podrá dar la información que requiera.

2º Sra. Presidenta, su presencia dará nuevos motivos para ser expuesta al escarnio público, como tantas veces le ha sucedido. Le sugiero algo sensato: despida a todo el personal del Programa de Derechos Humanos, y luego retire su participación en un juicio trucho.

3ª Recientemente usted nombró Embajador en Uruguay al abogado Eduardo Contreras. Bueno este abogado fue nombrado por uno de los involucrados como parte de una suerte de complot. Yo no podría asegurar tanto, pero sí sé decirle que los antecedentes iniciales, las entrevistas de Manuel Araya, contradicen completamente a lo que dijo después, completamente pauteado por alguien. Y parece ser que Contreras repitió las conclusiones de dos periodistas, Mario Casasús y de Francisco Marín, dado que todas y cada una de las publicaciones fueron exhibidas como prueba casi indiscutible en el expediente.

4º La opinión que tengo de este señor Manuel Araya, es que no ha asumido su delirio de la mitomanía.  Usted es doctora, estudie en detalle su comportamiento, su gestualidad, sus declaraciones, y verá que es un hombre que miente y seguirá mintiendo, porque es incapaz se hacer otra cosa en la vida. Pídale a sus asesores jurídicos del ministerio del interior que estudien el expediente, que estudien las contradicciones. No se quede con esto de los exámenes, si el asunto es que se han practicada millonarias diligencias, sin haber sido necesarias, ya que lo que dio origen a todo esto fue una descarada mentira de Araya, con apoyo legal y “periodístico”. Me refiero a los nombrados en el punto anterior que ahora se acusan mutuamente de manipulación y traición, pese a ser coautores de un libro que denunciaría todo este “asesinato”.

5º.- ¿Sabía Ud. Sra. Presidenta que en todas estas conversaciones con el Senado, con el programa de Derechos Humanos, con Cancillería, ha sido escuchado el 17% de los herederos del poeta, y que más del 65% ni siquiera nos pidieron la opinión.?
Y, además que quien dice representar a los herederos es simplemente un arribista, con denuncias en curso en tribunales, que seguramente se irán conociendo.

Concluyo diciendo, Sra. Presidenta, que Ud. está mal asesorada, que este espectáculo decadente no es justo, que el funeral de Estado lo hizo magníficamente el Presidente Aylwin en 1992, y que en este caso correspondía simplemente la sobriedad de devolver los restos por un procedimiento formal de reposición.
Lo importante para todos los participantes, incluida Ud. misma si acaso se decide a ir, será el minuto de fama, un porcentaje escuálido de aprobación, ganado de mala forma,
Y estos políticos que continuarán arrastrando el poncho sumiéndonos en el marasmo de la marginalidad. En buenas cuentas, Ud. estará participando, por la sugerencia de sus pésimos asesores, por montajistas profesionales, por un estafador, y por políticos ávidos en las luces LED de las cámaras. Y todo lo dicho, puedo probarlo con argumentos sólidos, de la misma manera como pretendo demostrárselo al Ministro Mario Carroza.

Pero vea, siendo vecino suyo, de mi dpto. casi veo La Moneda, y siento la ilusión de que ud. está atenta a lo que “el pueblo” le informa, cuando sabemos que no es así.


Un saludo cordial.

No hay comentarios: