viernes, 11 de julio de 2014

WALKING AROUND/ 110 AÑOS DE LUZ POR NERUDA/ 12 JULIO 2014

Por Bernardo Reyes

 Los estereoscopios fueron una debilidad de Neruda. Aún existe uno en Isla Negra, con sus respectivas fotos del siglo XIX: unas muchachas desnudas, magníficas, en inocentes aunque efectivas poses eróticas.
Laura Reyes/ Neruda y Matilde Urrutia en "La Chascona"

A veces son fotos retocadas con tristísimos toques de rosado o azul, en un fallido intento por embellecer lo bello. Y lo bello estriba justamente en la proporción de sensualidad reprimida y explicita. Las muchachas lo muestran todo, pero no pierden su mirada inocente y pastoril.
En la casa de mis padres, en Temuco, había uno magnífico, por cierto solo con imágenes de paisajes, mansiones, calles. También lo había enviado el poeta de regalo para que los niños jugáramos. Recuerdo haber pasado horas frente al visor, mirando cómo el paisaje se volvía real, con profundidad, como si uno mismo estuviera ahí.
Estos instrumentos fueron los antecesores de las tarjetas holográficas, que empezaron a llegar al sur, mucho después que aparecieran en todo el mundo.
Los actuales hologramas en movimiento, tridimensionales, son una continuación de esa búsqueda persistente por atrapar el tiempo pasado, pero en este caso específico que nos convoca –el cumpleaños 110 del poeta- es además el instrumento técnico para proporcionar uno de los tapabocas más estruendosos que se recuerde.
Habla mejor que nosotros la cumbia “El muerto vivo”, referido a una fiesta que se hace con el ominoso regreso a su casa del parrandero, que “no estaba muerto, solo andaba de parranda”.

Como todo el mundo sabe, hace rato que los huesos del poeta andan dando vueltas lejos de su sepultura, gracias a las buenas artes de mitómanos, especialistas profesionales en complots y sobre todo arribistas venidos a menos, propietarios indiscutidos del mierdal de su alma.

Sin embargo para esta suerte de corte de los milagros, clamando por la limosna de reconocimiento social, imprescindible para liberarse del martirio de su pequeñez, esta aparición fantasmal de Neruda por las calles de Santiago, ha sido un balde de agua fría: no, no estaba muerto, el muerto.
Y como si fuera poco, más encima aparece la noticia reciente del descubrimiento de 20 poemas inéditos: si la sincronicidad de Carl Jung existe, como creo que existe, esta debe ser la patada en el trasero más evidente que el poeta  pueda haber propinado a estos fracasados exégetas, moviendo desde el más allá los hilos de lo invisible.

Sin embargo esta santiaguina caminata circular de Neruda, este Walking Around, esta suerte de retorno del poeta desde el otro lado del río de la muerte, para avivar su propia fiesta de cumpleaños, nos remite también a la poesía turbia y espesa de “Residencia en la Tierra”. A ese instante en que un joven se suicida colgándose de un árbol dejando abierto el libro, y el poeta clamando a los cuatro vientos que los jóvenes no contaminen sus corazones leyendo estos poemas.
Los periodistas sostienen que el poema que leía el suicida era “Significa sombras”, yo sigo pensando que fue este magistral “Walking Around”: la furia contenida, la sublimación de la desesperanza, la conciencia de los límites, que busca un remanso, parece ser que, estando en las antípodas de lo festivo, de esta caminata circular por las calles de Santiago, es como el reverso de la misma moneda.

La Fundación Pablo Neruda, los jóvenes poetas que coordinan esta fiesta que nos convoca, al cumpleaños 110 del poeta, nos devuelven pues al ser luminoso y festivo. Y brindamos por ello.

Hay también otras voces: el audiovisualista  Pablo Reyes es uno de ellos, autor de los textos, música, y guion del video clip, que nos permite una relectura del poema en una versión contemporánea, cercana al rock, sin rehuir de lo clásico. Dicho trabajo contó además con la participación de actores, maquilladores y músicos profesionales.

Ese es el Neruda que nos habita: el cercano a la sangre, más que a la tinta. El que hace noticia por su poesía, y no por complots decadentes.  

No hay comentarios: