martes, 26 de julio de 2011

CON LA MEMORIA DE LOS CUARZOS


Por Bernardo Reyes (26/07/2011).

A Ramiro Insunza Figueroa (+ 25 julio 2011).

Ahora tu casa guarda un ocaso. Cuarzos escuchando el canto de un jilguero.
La danza primordial del bosque en donde regresa el niño perdido a buscar a su madre.

Cierto, nada malo hay en partir. Menos cuando nunca se ha llegado totalmente.

Todo podría ser sueño o noche, pero fue curda, burbujas del cannabis, simulación de partida. Revoloteo suicida de polilla en el incienso humeante.

Y así y todo te fuiste sin avisar siquiera que las velas estaban desplegadas, y que era cosa de esperar los vientos favorables, para partir hacia el oriente mientras la lluvia anidaba las horas mansas de la memoria.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

y finalmente, VOLO al enuentro de su Francisca.

Anónimo dijo...

Siempre estará en el corazón de las personasa que le conocimos, por su buen trato, amabilidad y por ser gente

Guillermo Bonilla dijo...

Un gran humanista, amigo solidario, un caballero y sobretodo un revolucionario.

Toronto, Ontario, Canada