lunes, 31 de marzo de 2008

EN EL TIEMPO DE LAS VIOLETAS

Por Bernardo Reyes. (Especial para La Tercera Cultura, publicado el 29/3/2008)


Las pequeñas historias, desprovistas de ropajes ostentosos, suelen señalarnos verdades que los exégetas y los documentos son incapaces de descifrar. Olga Margarita Burgos (1907-1998), estudiante de odontología de la universidad de Chile y Pablo Neruda, incierto estudiante de pedagogía en francés, en la misma casa de estudios, se conocieron en la editorial Nascimento alrededor de 1926. La futura odontóloga quería conocer al autor de Crepusculario. El poeta arrobado por la bella muchacha le escribe una dedicatoria: “A Olga Margarita en el tiempo de las violetas” y hechizado por la belleza de su lectora, compra en la calle un ramito de violetas. Tuvo que pasar una generación, hasta que Rocío Muñoz Pino que heredó de su abuela fotografías, libros y cartas, diera a conocer su archivo a estudiosos y a la prensa, recién el año pasado en España. Estos antecedentes dan cuenta de hechos que subvierten las convicciones de los estudiosos. El romance continúa epistolarmente entre 1927 y el regreso del poeta de oriente en 1932. Neruda regresa casado con María Antonia Hagenaar y viven en el pasaje Jorge Huneeus 1155, piso 3º, departamento 5º. Una fotografía de mi archivo da cuenta de un encuentro romántico con Albertina Azócar, la mítica musa de los Veinte poemas de amor, que se resistía a ser recuerdo. Lo que resulta una novedad es que por esos mismos días, una copia del poema Walking Around, fuera regalado con senda dedicatoria a Olga, antes de haber llegado a Buenos Aires (mayo, 1933), siguiente destinación consular, y período en el que se suponía había sido escrito. El poeta estudiaba sus posibilidades de reconstruir su mundo afectivo, cada día más distante de su esposa: Albertina y Olga aparecen como sombras de tiempos pasados en el reencuentro del poeta con su tierra. En una secreta despedida, Neruda le pide a su amigo, el escritor Yolando Pino, también parte de la generación del veinte, que cuide a su amiga: siguiendo al pie de la letra las instrucciones, se casa con Olga en 1934. La pareja se radicó en el vacío departamento que dejara Neruda, en el secreto pasaje Jorge Huneeus 1155, frente al ex Congreso Nacional.

No hay comentarios: