domingo, 5 de marzo de 2017

OBLIVION


Finalmente todo será olvido, hasta el propio olvido. 
Hasta la sombra de lo que fuimos.

Y sin embargo antes de que el tiempo y el espacio se curven inexplicablemente en la esquina de la calle imaginaria, sobrevendrá la nostalgia sin pasado: el extravío, los parajes que se inauguran y se deshacen.


Solo hablará la analfabeta soledad con señas desde su mudez.

QUISIERA EL SOÑADOR PERPETUAR EL SUEÑO

Persigue el soñador una muchacha, o al revés. El asunto es el encuentro y la despedida, la distancia. Se vuelven fugaces los instantes. Quisiera el soñador perpetuar su sueño.
Pero la soñada, quizás sin saber que está siendo parte un sueño, participa en el juego, ignorando y dejándose arrastrar por frescas ilusiones: amores no imaginados, parajes, canto de pájaros raros. Un mundo extraño, confuso y excitante.

Que uno no sabe de donde es y ni siquiera para donde va, es sin dudas la única realidad.
Es breve el espacio entre los silencios del comienzo y el fin.
Como si uno despertara solo para volver a dormir.

El ser es una isla rodeada de caimanes, cuando no de caníbales afiebrados de hambre.
El alma pendenciera se rebela y el instinto prende una luz tenue, lejos de los lugares comunes. Como decir, un taxi imaginario, un bosque que no existe, soñado por alguien.

Para donde uno va, el destino, como le dicen, engaña
Nadie ha regresado del futuro.
Solo hay luces (y sombras) en las que de vez en cuando emana una especie de niebla que abraza toda la realidad.



martes, 26 de abril de 2016

NO SÉ CÓMO ME LLAMO/ Neruda, 1972

“…encontré que ya todos me llamaban, 
todos le arremetían a mi nombre: 
algunos lo arañaban 
en el senado con escarbadientes, 
otros agujereaban mi estatura 
como si yo fuera hecho de queso: 
no me sirvió mi máscara nocturna, 
mi vocación silvestre. 
Y me sentí desnudo 
después de tantas condecoraciones, 
listo para volver de donde vine, 
a la humedad del subsuelo.”   

Fragmento de “No sé cómo me llamo”, Geografía infructuosa. (1972)

jueves, 21 de abril de 2016

DOS FOTOS UTILIZADAS PARA CONFUNDIR /falso asesinato Neruda

("Soy el sueño de otros XII")

Por Bernardo Reyes

1941, Cuernavaca, golpiza por nazis por haber apoyado a la URSS
28 de diciembre
El diario “El País”, supuestamente honorable y referente periodístico, ha utilizado estas fotos que se añaden al texto para darle credibilidad a sus notas periodísticas referidas al “homicidio de Neruda”, que como tantas otras que conforman el expediente del “asesinato” tratándose simplemente de un copy/paste de publicaciones periodísticas anteriores utilizadas por dos descarados, profesionales de la prensa amarillista.

Ellos, como he sostenido, están hoy confrontados por una lucha de credibilidad que les hará bastante difíciles sus futuros días periodísticos.
En su casa en Michoacán (Chile), luego de un accidente
automovivilistico junto a Enrico Berlinguer
(años 1953 o 54). Datos Aprox.
Uno de ellos, es el mexicano Mario Casasús, y el otro es un seudo periodista chileno, Francisco Marín, maletero de izquierda, de baja estopa, mediocre intelectual, que utiliza cualquier  subterfugio para hacerse notar.
Igual que un “sobrino directo”.
Mismo modus operandi que el solterísimo chofer de marras, cuya biografía mal armada no permite (por el momento) entender los entresijos de su mente torcida y mentirosa.

Si alguien ha leído en estas notas mencionadas, entenderá que son varios los periodistas incautos, nacionales e internacionales, que reprodujeron patrañas e imbecilidades diversas. De partida, todos los periódicos nacionales.
Con toda comodidad aquí también caben en esta definición pasquines digitales diversos, que so pretexto de ser justicieros, y hasta “patriotas” (como “alguien” que firma en sus mediocres notas copiadas), intentan mostrar una moral revolucionaria de izquierda, que personalmente me provoca nauseas. Ya lo nombraremos con pelos y señales, a ver si entonces vuelven a caer en su discurso los amigos cubanos.

¿Será posible que nuestra digna izquierda que ha contado con próceres intelectuales, con verdaderos héroes revolucionarios tenga hoy que recurrir a este tipo de personas?

Nadie lo entiende. Nadie lo entenderá. Solo justifico la decadente condición humana, planteándome nuevamente que las carencias que dejó la dictadura, son seres dañados en la sutil esencia espiritual que los conforma, y los ha transformado, cuando no trastornado en esperpentos.

Sumémosle a lo dicho, que nuestros líderes políticos son un engendro de convicciones que nadie entiende. ¿Existe alguien, algo, semejante a la utopía socialista y humanista que muchos soñamos?

En tal situación, sentirse derrotado, viendo lo que vemos, es un verdadero triunfo de la esperanza personal.
Qué duro resulta decir que ya no podemos seguir confiando en quien confiamos.

Nota aclaratoria: por mucha aproximación, de ningún modo el de la foto es Manuel Araya, pese a lo que se dijo. En el buscador si se colocan estas fotos aflorarán miles de páginas que lo relacionan con un "asesinato", con 1973, en buenas cuentas